Qué es el SUP Yoga y cómo empezar

Aunque a veces nos podamos escandalizar con la deriva que en ocasiones toma el Yoga Occidental, hay que admitir que algunas de las nuevas modalidades de Yoga son todo un acierto. Hoy te hablamos de una de nuestras favoritas: el SUP Yoga. Sigue leyendo y descubre si es para ti. 

Qué es el SUP Yoga 

Esta modalidad de Yoga consiste en realizar una clase de yoga sobre una tabla de paddle surf  «¡cómo si no tuviéramos suficiente con sostener las posturas en tierra firme!»

Este refrescante estilo surge en Florida (sus siglas vienen de su nombre en inglés stand-up paddle surfing) y cada vez gana más adeptos en nuestro país sobre todo teniendo en cuenta los días de sol y buen tiempo que tenemos la suerte de poder  disfrutar. 

Además, disfrutar al aire libre y en plena naturaleza de una clase de yoga es, sin duda, uno de nuestros mayores placeres, pero si además podemos estar fresquitas con un pie en el agua en savasana mejor que mejor. 

Por qué probar una clase de SUP Yoga

Practicar yoga de una manera diferente: aunque lleves tiempo haciendo yoga esta modalidad te devolverá al modo principiante, para aprender algo nuevo y sacarte del piloto automático. Además a nivel físico hará que trabajes musculatura que normalmente no usarías durante la clase sobre la esterilla.

Trabajar la atención plena: por mucho que tu mente te lleve a mirar a tu compañera de al lado te será imposible hacerlo porque el SUP Yoga requiere que te centres en tu propia practica para mantener el equilibrio ¡se acabaron las comparaciones!

Perder el miedo a caer: las invertidas se ven desde otra óptica cuando la posibilidad de caer es en el agua porque sabes que no te harás daño, así podrás derribar algunas limitaciones mentales de manera más fácil. 

Además, el SUP Yoga mejora el equilibrio, la concentración y aporta una relajación máxima, nada como savasana en el agua para librarnos del estrés. 

sup yoga para principiantes

Qué necesitas saber antes de subirte a la tabla por primera vez

Elige bien el momento del día: sobre todo si lo vas a hacer en el mar. Es preferible hacerlo al amanecer o a una hora temprana o al final de la tarde para evitar viento o marea fuerte. Cuanto más calmada este el agua más fácil te será mantenerte. 

Si eres de las que se marea hasta yendo en un barco a pedales mejor recurrir previamente a alguna solución para evitar el mareo. Si aún así durante la clase te mareas, si el estado del agua lo permite tírate al agua sin pensarlo y verás lo rápido que te recuperas. 

Hazlo con un instructor o instructora: te aconsejamos para tu primer contacto hacer la clase con un profe que te guíe y junto a un grupo para que pueda ayudarte en lo que puedas necesitar. 

Puntualidad: si te has apuntado a una sesión grupal intenta llegar 15 minutos antes ya que este tipo de clases de yoga no es llegar y extender la esterilla y requiere una preparación previa. 

Ponte tu bañador más cómodo: el traje de baño con el que más cómoda te sientas para que no tengas que estar durante la clase ajustando continuamente el bañador o el bikini. Por otro lado, si no es época de calor, es posible que quieras valorar llevar un neopreno. 

Y sobre todo, mucha protección solar: Antes de entrar en el agua aplica protección solar en tu piel para evitar quemaduras solares, incluso en las zonas que no te sueles quemar ya que durante una hora estarás en posiciones poco habituales por lo que es más fácil sufrir quemaduras. 

 

Compartir este post

Únete a nuestra newsletter

y disfruta de una experiencia diferente

Al unirte aceptas recibir comunicaciones comerciales. Puedes retirar el consentimiento cuando quieras. Política de privacidad

¿Necesitas ayuda?