Por qué eliminar el azúcar de tu dieta

todo lo que necesitas saber para eliminar el azúcar de tu día a día.

El azúcar es una sustancia altamente adictiva como lo son las drogas y, por lo general, provoca estragos en nuestro organismo, ya que cuando consumimos azúcar el sistema inmunológico se debilita durante unas 6 horas lo que nos ocasiona mayor vulnerabilidad a los gérmenes y virus.

Por otra parte, el azúcar nos reduce los deseos de comer alimentos que son nutritivos como las verduras, lo que nos da como resultado deficiencias nutricionales.

¿Te has planteado cómo afectaría a tu organismo eliminar el azúcar de tu dieta o consumirlo de manera más reducida?

Por qué eliminar el azúcar de tu dieta

Seguro que ya te has dado cuenta que después de una comida rica en carbohidratos o azúcares sientes que necesitas reposar. El azúcar nos vuelve lentas y perezosas, y hay incluso estudios que lo relacionan con depresiones. La próxima vez que pierdas la motivación sin saber por qué, ¡piensa en tu alimentación! Tu cuerpo sentirá más energía si incluyes más pescado y alimentos no procesados.

Si consigues eliminar el azúcar de la dieta los niveles de energía subirán y no tendrás que recurrir al azúcar para ese subidón. Te despertarás más fresca y enérgica, con una energía que dura más.

Por otra parte, el azúcar no sólo altera los niveles de energía, sino que también altera las hormonas. Con el tiempo, con una alimentación con altos niveles de azúcar, estas fluctuaciones constantes dejan los niveles hormonales en desequilibrio y no cumplirán su función como deben.

Además, una alimentación sin azúcar contribuye a una mayor concentración y claridad mental.

Evita dulces y bollería para reducir el consumo de azúcar

Como consumir menos azúcar

Dejar de consumir azúcar no es algo que podamos lograr de un día para otro, aquí van algunos consejos para que puedas ir adaptando tu dieta a una alimentación sin azúcar

Hazlo gradualmente

Por ejemplo, si te has puesto fina de helados este verano puedes empezar por eliminarlos de tu dieta.

Elimina dulces, chocolates y demás bollería del desayuno, merienda o postres y reduce el azúcar, miel, siropes que añades al café o las infusiones.

No bebas azúcar

Las bebidas azucaradas, tales como los refrescos, los tés endulzados y los zumos de frutas, son una de las fuentes más importantes de azúcares añadidos en la dieta. Reemplazar estas bebidas con té de hierbas sin azúcar, café sin azúcar, agua mineral con gas o simplemente agua puede ayudarnos a reducir la ingesta de azúcar y mantenernos hidratado.

Evita carbohidratos simples

Muchas dietas sin azúcar también recomiendan que las personas eviten los  carbohidratos simples. Los carbohidratos simples incluyen harina blanca, pasta blanca y arroz blanco. Los carbohidratos en estos alimentos se pueden descomponer rápidamente en azúcar en el cuerpo, lo que puede causar que aumenten los niveles de azúcar en sangre aumenten. Lo más sencillo es sustituirlos por versiones integrales.

Evita los carbohidratos simples para no consumir azúcar

Al hacer la compra lee las etiquetas

Una vez que has conseguido eliminar el azúcar más obvio de la dieta, puedes centrarte en otros productos que contienen azúcar.

Leer las etiquetas puede ayudar a identificar los tipos de azúcares que se deben evitar. El azúcar tiene muchos nombres (al menos 61) y se encuentra en muchos jarabes y concentrados diferentes. Los más comunes incluyen: azúcar de caña o azúcar moreno, jarabe de maíz o jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, azúcar de remolacha, azúcar de coco, sirope de ágave, concentrado de zumo de manzana o uva, miel o panela. Además, cualquier cosa que termine con el sufijo “-osa” también conforma un tipo de azúcar, como la sacarosa, la glucosa, la dextrosa…

Los azúcares se esconden en muchos alimentos diferentes en el supermercado, por lo que leer la etiqueta es una necesidad absoluta para aquellos que quieren seguir una dieta sin azúcar.

Los aderezos para ensaladas y los condimentos, la salsa para pasta, los cereales para el desayuno, la leche y las barritas de cereales, a menudo contienen azúcar en su lista de ingredientes.

Céntrate en alimentos no procesados

Los alimentos procesados tienen más probabilidades de contener ingredientes refinados o azúcares añadidos, así que debemos inclinarnos hacia alimentos como: vegetales, frutas, carnes magras, aves de corral o tofu, pescado, granos enteros, sin procesar y legumbres, frutos secos y semillas.

Adoptar una dieta equilibrada que incluya alimentos frescos y no procesados es la opción más acertada.

 

Estas son las recomendaciones que nosotras intentamos llevar a cabo para poco a poco reducir nuestra ingesta de azúcar diaria, cuéntanos ahora tú cómo haces para no “caer en la tentación”

 

 

Compartir este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Únete a nuestra newsletter

y disfruta de una experiencia diferente

Al unirte aceptas recibir comunicaciones comerciales. Puedes retirar el consentimiento cuando quieras. Política de privacidad

Si te gusta lo que hacemos síguenos en redes sociales y comparte nuestras publicaciones. 

Ayudarás muchísimo a que otras personas puedan disfrutar de las experiencias que preparamos 😉

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?