Claves para elegir un retiro de yoga

Claves para elegir un retiro de yoga

Los retiros de yoga son espacios de desconexión para fortalecer nuestro autocuidado, respeto hacia nosotras mismas y hacia los demás y mejorar nuestro estilo de vida.

Así, un retiro de Yoga es una forma de perfeccionar la relación entre la mente, el alma y el cuerpo sin elementos distractores. También es un paso indispensable para quienes desean tener más tranquilidad y conocer otras personas. 

Tanto si has vivido esta experiencia, como si estás planteando en apuntarte por primera vez, aquí te explicamos algunas claves para elegir un retiro de yoga adaptado a tus necesidades y volver encantada. 

"Te invitamos a informarte siempre sobre la profesora de yoga que colabora con nosotras para que puedas conocer su estilo y ver si encaja con lo que te gustaría encontrar."

Cómo elegir un retiro de yoga

Debido al momento actual en el que vivimos cada vez hay más oferta de retiros de yoga y meditación, por lo que te será más fácil elegir un retiro de yoga que encaje con lo que estás buscando.

Para acertar con tu búsqueda te recomendamos que te hagas las siguientes preguntas:

 

¿Qué necesidad te gustaría cubrir?

Si has llegado hasta aquí es porque de alguna manera te estás planteando asistir a un retiro, pero la pregunta es ¿para qué? ¿Qué es lo que buscas realmente de la experiencia? desconectar de la rutina, tranquilidad, pausa, dedicarte tiempo, introspección, reflexión, compasión, recogimiento…

Si por ejemplo estás pasando por un momento de duelo o has vivido una experiencia negativa intensa recientemente es posible que lo que necesites sea elegir un retiro de yoga en el que tengas la sensación de apartarte por unos días para reflexionar, interiorizar, soltar… puede que un retiro con un enfoque más terapéutico e introspectivo sea lo que necesitas en estos momentos. Por otro lado, si estas entendiendo la experiencia del retiro como una escapada de la rutina y unos días para recargar pilas es posible que te interese un retiro con actividades más dinámicas.

¿Cuáles son las actividades que te gusta realizar?

Revisa la programación del retiro para valorar si las actividades encajan con tu personalidad y gustos. Si no te agradan los madrugones no asistas a un retiro que tenga una meditación al amanecer todas las mañanas, si prefieres poca actividad física asegúrate que el nivel de las clases de yoga es el adecuado para ti y qué otras actividades demandantes de energía hay (surf, salidas en bici…) Para el resto de los talleres no suele ser necesaria experiencia (pintura, cerámica, macramé, cantar mantras, movimiento corporal…) pero si deberías sentirte atraída por esa actividad. 

Temática y clases de yoga

Una buena opción para acabar de decidirte es indagar sobre quienes son los profesores que asisten y los
organizadores. Hoy en día gracias a las redes sociales es fácil conocer esta información y así ver cómo es el estilo de sus clases, cómo se expresan, qué temáticas suelen tratar y, en definitiva, si el rollo que llevan es el mismo que el tuyo.

Ubicación y transporte

Sobra decir que la ubicación es uno de los puntos clave a la hora de decidirse por un retiro. Revisa bien cómo llegar hasta el lugar ya que, aunque el precio del retiro encaje en tu presupuesto, deberás tener claro cómo llegar hasta allí y que coste tendrá el viaje. 

5 claves que tenemos en cuenta y que marcan la diferencia al organizar un retiro de yoga 

Después de comprendidos las preguntas que debes hacerte a la hora de escoger un retiro, te contamos a continuación qué podrás encontrar en los retiros que organizamos en La Sufridora. Aunque cada uno de ellos es diferente en todos se respira el mismo ambiente y el hilo conductor es el mismo: tu bienestar 

Nivel de yoga

Concretamente, en los retiros que organizamos suelen estar enfocados en un nivel principiante e intermedio de yoga. Hoy por hoy, intentamos trabajar clases aptas casi para cualquier tipo de persona e incluso podemos decir que han asistido personas que no habían probado nunca una clase de yoga. Por ello, si estas buscando un retiro en el que mejorar tus invertidas o tu alineación de manera avanzada puede que en nuestros retiros no puedas encontrar esto. Aún así, te invitamos a informarte siempre sobre la profesora de yoga que colabora con nosotras para que puedas conocer su estilo y ver si encaja con lo que te gustaría encontrar. 

Ritmo del retiro

Ni mucho ni poco, es decir: ni vas a tener que levantarte a las 6:30 am para realizar una actividad pero tampoco vas a aburrirte. Normalmente realizamos dos sesiones de yoga o meditación al día (una más dinámica y otra más tranquila) para trabajar la musculatura, tonificar y fortalecer pero sin tener que sufrir el lunes por no podernos mover de agujetas en cada músculo de nuestro cuerpo. No es un retiro de CrossFit. 

Habitualmente, dejamos tiempo libre después de comer y algún otro momento del día para disfrutar del lugar, relajarte leyendo o conocer al resto del grupo. Por la noche, en ocasiones también realizamos alguna breve actividad (Yoga Nidra, visualizar un film o incluso ver las estrellas) aunque somos bastante aficionadas a dejar que sobre mesa se alargue para quien quiera y quien no pueda irse a descansar. 

Ninguna actividad la consideramos obligatoria. 

Alimentación

¡Qué difícil para la organización de un retiro es este punto! Dependiendo del alojamiento este punto fluctúa bastante, pero hay una cosa que siempre mantenemos: el ajustar el menú según las intolerancias y límites de cada persona. El menú base suele ser ovo – lácteo vegetariano y adaptamos el menú a intolerancias a la lactosa, gluten, fructosa…  y por supuesto alergias. 

En ocasiones, sobre todo en hoteles, si el grupo es homogéneo también se incluye pescado en algún plato pero siempre respetamos la alimentación individual. Cuando reserves te enviaremos un cuestionario para que nos detalles este punto. 

Talleres y actividades

Uno de los puntos fuertes de nuestros retiros es que no todo gira en torno al Yoga. Al contrario que otros retiros propios de yoga en los encontrarás clases de filosofía del yoga, taller de malas, ceremonia del cacao o baños de bosque, intentamos salirnos de este tipo de programación para ofrecer algo diferente y abierto a otro tipo de público ya que ya existen varios retiros con este tipo de actividades. 

Manualidades, artesanía, cosmética natural… son algunos de los talleres que nos gusta ofrecer en un retiro y son aptos para cualquier persona sin experiencia. Eso sí, ten en cuenta que si buscas un nivel avanzado en estos talleres o ya sueles frecuentar este tipo de actividades nosotras no podemos darte un plus a nivel de conocimientos ya que el objetivo principal que buscamos de estos momentos es la relajación y la meditación activa.  

Además, en algunos retiros nos gusta incorporar elementos que nos ayuden a trabajar nuestros propósitos, nuestro crecimiento personal y que nos permitan conocernos un poco más a nosotras mismas.

¿Cómo son las personas que vienen a nuestros retiros? ¿Qué te vas a encontrar? 

Finalmente, si la duda que te surge es si te vas a sentir cómoda con el resto de compañeras del retiro y vas a tener un poco de feeling, es algo que no podemos asegurar pero en todos los retiros hasta el momento ha habido muy buena energía, humor y sobre todo actitud positiva. 

Nuestra recomendación: si tienes ganas de asistir a una experiencia como esta, desecha tus expectativas y no te lo pienses. 

¡Para cualquier pregunta no dudes en escribirnos!

Compartir este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Únete a nuestra newsletter

y disfruta de una experiencia diferente

Al unirte aceptas recibir comunicaciones comerciales. Puedes retirar el consentimiento cuando quieras. Política de privacidad

Que es el ikigai

Cómo descubrir tu ikigai y encontrar tu propósito

Cómo descubrir tu ikigai y encontrar tu propósito

Que es el ikigai

¿Qué harías si descubres que tienes una razón de vivir?  ¿Cómo te sentirías? ¿Qué es lo harías?

 Los habitantes de la isla de Okinawa de Japón afirman tener una razón de vivir y por lo que comentan eso es lo que les hace vivir en plenitud.

¿Es casualidad (o causalidad) que formen parte de la población más longeva del mundo?

La palabra que engloba este concepto tan interesante es “Ikigai” que significa (iki, en japonés) en armonía con tus deseos y expectativas (kai). 

Al descubrir tu Ikigai encontrarás tu propósito de vida, la razón por la que levantarte cada mañana, ese algo positivo que hace que te despiertes en paz y que da sentido a tu vida y por la que vale la pena vivir.

Descubrir tu ikigai es un proceso de autoconocimiento que aborda diversas áreas e intercesiones de la vida personal y profesional.

Los principales pilares que forman el Ikigai según las personas entrevistadas en Okinawa son: trabajar aquello que les gusta, tener relaciones activas con su entorno, practicar ejercicio, comer saludable y mantener una mentalidad positiva focalizada en sus objetivos.

Además, curiosamente aprovechan la conexión cuerpo-mente para sonreír, de esta manera afectan directamente a la química del cerebro y los pensamientos son propensos a ser más positivos.

Veamos a continuación algunas pautas  sobre cómo descubrir tu Ikigai para encontrar tu propósito.

El despertar del Ikigai es un proceso sutil, es una búsqueda interna. Es una toma de consciencia. Descubrir tu ikigai es experimentar sensaciones. El hecho de practicar esta búsqueda debe de ser un proceso sin expectativas, para que sea una búsqueda desapegada y libre de sufrimiento.

Así que sin esperar nada como resultado y con las manos en el corazón pregúntate:

Para empezar ¿qué es lo que amo?

Se trata de una pregunta muy simple pero la respuesta no es sencilla. 

Para ello puedes ayudarte de otras preguntas como por ejemplo ¿qué tiene más valor para mí? ¿De qué actividades disfruto más? ¿Cómo me gusta aprovechar las primeras horas de la mañana cuando me levanto?

Responde con sinceridad con aquello que te gusta o encuentras paz: viajar, leer, estudiar, dibujar,  enseñar, cuidar de personas o animales… 

Ahora pregúntate ¿qué se me da bien?

Aquello en lo que te sientes cómoda y eres buena, puede ser desde hablar en público, escuchar a los demás, organizar actividades, cálculos numéricos o un lenguaje de programación. Para completar esta pregunta puedes recurrir a personas de tu entorno y preguntarles que te describan con 3 adjetivos. 

¿Qué es por lo que me podrían pagar?

Encontrar tu propósito no tiene nada que ver con el éxito (o lo que en la actualidad se entiende por el mismo). Tu vivir cada día con alegría no debe depender solo del reconocimiento que obtengas de la sociedad.

Teniendo esto en cuenta, anota por qué cosas podrías recibir una retribución como por ejemplo redactar textos, realizar traducciones  o montar una página web. Siempre teniendo en cuenta lo que deseas realizar, que puede que no tenga que ver con la que haces.

Por último ¿qué necesita el mundo?

En último lugar, reflexiona sobre qué crees que es lo que el mundo necesita, profundizando en qué crees puedes tú aportar al mundo de todo eso que necesita. Pueden ser cosas como cuidar de los animales abandonados, leer libros a los internos en una residencia de ancianos o apuntarte a voluntariados de limpieza para mejorar las playas cercanas a tu hogar.

descubre tu ikigai y encuentra tu proposito de vida

Y después ¿por dónde empiezo?

  1. Comenzar poco a poco. Empieza por hacer las cosas poco a poco y hacerlas lo mejor posible.
  2. Olvidarse de lo que podemos obtener a cambio de lo que hacemos. Lo que significa que nuestras acciones no deben ser impulsadas solo por la recompensa.
  3. Sostenibilidad y armonía. Este pilar es importante para recordar que lo que hacemos afecta al mundo ya las personas que nos rodean.
  4. Alegrarse por las cosas pequeñas. Así prestarás atención a las cosas más pequeñas del día, como tomar un café o acariciar a tu perro. 
  5. Quedarse y sentir el ahora. Tienes que aprender a apreciar el aquí y el ahora, aceptando el presente por lo que es.
  6.  

Toma consciencia de aquello que amas, a lo que te dedicarías por el simple hecho de amarlo.

El Ikigai, este concepto que es el todo y el nada, que puede ser tan complejo o tan sencillo. Y tan especial porque es aquello por lo que te levantas todas las mañanas.

Aquello tan complejo y sutil. Que puede cambiar tantas veces como cambias tú. Y no hay uno correcto o incorrecto; sino existe aquél que te hace sentir que estás en casa, en la dirección correcta. El que hace vibrar tus emociones porque tu intuición sabe que es éste.

Y quizás hay que defenderlo. O no. Quizás recordarlo. O no. Porque nos podemos perder en el contenido de lo que sucede el día a día. Pero si sucede el despertar y lo mantienes presente, podrás recordarte cada mañana el para qué. El para qué de un nuevo despertar cada día. Cada día único y lleno de oportunidades. Éstas que te permiten ejercer tu libertad de decidir.
De apreciar. De valorar. De ver que quizás necesitas otra cosa o te das cuenta que ya lo tienes todo.

Ikigai, esto que te resuena. Que te despierta una sonrisa y te hace sentir simplemente…bien.

Compartir este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Únete a nuestra newsletter

y disfruta de una experiencia diferente

Al unirte aceptas recibir comunicaciones comerciales. Puedes retirar el consentimiento cuando quieras. Política de privacidad

yoga o pilates

Yoga o pilates ¿qué me conviene?

Yoga o pilates ¿qué me conviene?

yoga o pilates

El yoga y el pilates son disciplinas con muchos beneficios para la salud y el bienestar y aunque a simple vista, ambas pueden parecer actividades similares, cuentan con técnicas y ejercicios distintos, además de diferentes objetivos.

El pilates busca en sí la tonificación del cuerpo reforzando la musculatura (desde la más profunda a la más superficial), y aumentando la flexibilidad del cuerpo y la capacidad de concentración, mientras que el yoga es una disciplina tradicional originaria de India, que busca el equilibrio y el bienestar no solo físico, sino también mental y espiritual. 

A pesar de las diferencias, son actividades complementarias y cada una de ellas brinda un aporte excepcional al bienestar del cuerpo y la mente.

Tabla de contenidos

"Plantear una rivalidad pilates vs yoga, es una idea errónea, porque ambas son disciplinas complementarias y que se benefician mutuamente."

¿Cuál qué me conviene más?

Todo dependerá de tus objetivos: si buscas una actividad para adelgazar, para la relajación, disminuir el estrés o para la postura.

Es decir, según el resultado que esperas al practicar la disciplina,  deberás elegir uno u otro o por lo menos dedicarle más tiempo a uno de los dos.  

Y es que el objetivo es el que define la actividad a realizar, pero también os comentamos que el mismo resultado es posible obtenerlo, al aplicar diferentes ejercicios tanto del yoga y el pilates combinados, y así podéis aprovechar todos sus beneficios.

Pilates versus yoga

La principal diferencia entre el yoga y pilates, está determinada principalmente por ciertas rutinas de ejercicios y los objetivos planteados.

El pilates surgió como un método de rehabilitación primero y después derivó en una manera de ejercitar los músculos y quemar grasas con ejercicios puntuales y sencillos.

Por otro lado el yoga, busca la alineación del cuerpo, despejar dolores, equilibrar y armonizar el cuerpo y la mente,  y alcanzar un estado de paz y quietud (aunque en la actualidad algunos tipos de Yoga como el Vinyasa o el Vinyasa flow están más encaminados al trabajo físico)

En ese caso, muchos opinan que el pilates es el ideal para bajar de peso y el yoga perfecto para la rehabilitación de los dolores corporales.

Pero, plantear una rivalidad pilates vs yoga, es una idea errónea, porque ambas son disciplinas complementarias y que se benefician mutuamente.

Por ello, poner en acción ambas disciplinas en vuestra vida, sin duda será una ayuda para tu salud física y mental.

¿Qué es mejor para la postura, yoga o pilates?

Destacamos que el pilates es mejor para bajar de peso, y con esa misma seguridad afirmamos que el yoga es una disciplina especialmente pensada para mejorar la postura.

Con los ejercicios del yoga, podemos eliminar todos los dolores ocasionados de la mala postura habitual e incluso recuperar nuestra calidad de vida. (en un post anterior post te contamos cómo empezar una rutina de yoga en casa).

Pero, no queremos dejar de mencionar la importancia de considerar ambas rutinas como actividades complementarias, tanto para perder peso como para mejorar vuestra postura.

Beneficios de practicar pilates

  • Fortalecimiento muscular

El pilates consta se ejercicios cortos y repetitivos que fortalecen los músculos, los cuales suelen potenciarse con artículos sencillos para maximizar la efectividad.

  • Cardio

Las repeticiones de ejercicios permiten circular la sangre y transpirar apropiadamente, principal causa para adelgazar.

  • Tonificación

Tendrás un cuerpo mucho más marcado y definido. Es una disciplina que no suele aumentar la masa muscular, sino que fortalece los músculos.

  • Pérdida de peso

Como ya os comentamos, gracias a las repeticiones y la constante transpiración, el cuerpo comienza a eliminar grasas saturadas para así poder bajar de talla. Con tiempo de práctica, incluso observéis una mejora intestinal.

Beneficios del yoga

  • Elongación

El yoga tiene posiciones casi estáticas y ligeros movimientos, que ponen al cuerpo en situaciones de elongación muscular, además se requiere de mucha concentración y relajar el cuerpo.

  • Relajación de músculos y articulaciones

El estiramiento y contracción de los músculos y las articulaciones (sin la aplicación de fuerza), da como resultado un estiramiento y relajación del cuerpo.

  • Respiración

Todas las técnicas y ejercicios del yoga, tienen identificado el ritmo de respiración que debéis mantener. ¡La respiración es clave en el yoga!

  • Concentración y meditación

Es uno de los aspectos más difíciles de lograr en el yoga, ya que requiere dedicación y experiencia avanzar en la relajación de la mente.

Combinar yoga y pilates

Al combinar yoga y pilates, estaréis brindando al cuerpo y la mente todos los beneficios de ambas disciplinas.

Es mucho mejor brindar un fortalecimiento muscular con una apropiada elongación de los músculos. O también, es ideal hacer ejercicios de cardio con una mejor respiración y oxigenación del cuerpo.

Compartir este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Únete a nuestra newsletter

y disfruta de una experiencia diferente

Al unirte aceptas recibir comunicaciones comerciales. Puedes retirar el consentimiento cuando quieras. Política de privacidad

Cómo empezar a meditar

Todo lo que necesitas saber para empezar a meditar

Todo lo que necesitas saber para empezar a meditar

Cómo empezar a meditar

La pandemia ha disparado los niveles de ansiedad, estrés, miedos, incertidumbre y angustia,  pero también ha despertado el interés por las prácticas como el yoga o la meditación, una actividad que nos reporta calma y que ayuda a cuidar tus pensamientos y también tu salud.

Además de otras actividades que puedes hacer para sentirte mejor estando en casa, con la meditación descubrirás que puedes tomar más distancia de tus preocupaciones.

"No pienses que empezar a meditar exige un gran sacrificio o un enorme esfuerzo, solo se trata de encontrar el tipo de meditación más apropiada para ti."

La meditación adopta distintas formas y se puede llevar a cabo a partir de diferentes ejercicios: sentir el propio cuerpo, sentir la respiración, observar cómo pasan los pensamientos, etc. No pienses que empezar a meditar exige un gran sacrificio o un enorme esfuerzo, solo se trata de encontrar el tipo de meditación más apropiada para ti.

Para iniciarte en la meditación te recomendamos la Meditación guiada. Este tipo de meditación está recomendada si eres principiante, ya que tendrás un “guía espiritual”. Hay multitud de centros en los que puedes encontrar este tipo de meditación pero también puedes encontrar podcasts en Spotify o varias Apps especializadas.

 

Qué necesitas para empezar a meditar

Siéntate en una postura cómoda

Hay un montón de taburetes y cojines de meditación en el mercado. Elige la opción más confortable para ti. Puedes utilizar unos cuantos cojines y construir una rutina. Pero si sentarte en el suelo te resulta pesado, date permiso para sentarte en una silla o incluso en un sofá. Ninguna regla dice que la meditación sólo es efectiva si se practica en el suelo.

Empezar con la respiración

La respiración es la fuente de la vida, el nexo entre el cuerpo y la mente. Conectarnos con ella nos sitúa en el momento presente. Podemos empezar simplemente por observarla, prestando atención a nuestra nariz y a cómo nos imaginamos que entra el aire por ella y hacia dónde se dirige, y fijarnos en notar cómo sale.

Practica con las palmas de las manos hacia arriba en lugar de juntar los dedos

Ante la imagen que nos viene a la cabeza de gente sentada con los dedos juntos intenta simplemente dejar las manos descansando en el regazo, con las palmas hacia arriba. Este gesto es suficiente para estar alerta sin tener que recordar constantemente que tus dedos tienen que estar tocándose.

A tu ritmo

Cuando estamos empezando, no es aconsejable alargar las prácticas. Conviene hacerlo en periodos de tiempo cortos, integrados en la rutina del día a día. Entre cinco y diez minutos es suficiente, e incluso podríamos empezar por hacerlo solo durante un minuto.

Mejor cantidad que calidad

Justo al revés que en muchas otras cosas en la vida. Medita diariamente, sin falta, siempre que puedas. Descubrirás que la calidad de tus experiencias mejora en función de la cantidad o del número de veces que lo intentas.

Compartir este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Únete a nuestra newsletter

y disfruta de una experiencia diferente

Al unirte aceptas recibir comunicaciones comerciales. Puedes retirar el consentimiento cuando quieras. Política de privacidad

¿Necesitas ayuda?